Cómo curar heridas a perros y gatos

Los cortes leves en canes y felinos pueden limpiarse en casa con suero o agua y jabón y aplicar una dilución de yodo, pero para los cortes graves hay que acudir al veterinario.

Las heridas y los cortes no son raros en perros y gatos. Pero, ¿qué hacer cuando se producen? ¿Cómo hay que desinfectarlos en casa? Los siguientes consejos veterinarios explican cómo curar una herida del can o felino, cómo hay que limpiar el corte, por qué es importante dejar secar al aire libre y cuándo usar una pomada cicatrizante que cierre las heridas más graves.

Los accidentes ocurren, y muchas veces resultan heridas las patas de los perros y gatos. También los paseos al aire libre pueden ser causa de algún tipo de lesión con sangrado en el animal. ¿Qué hacer en estos casos? La pauta es que cuando el daño es profundo, hay que ir pronto al veterinario. No obstante, si la herida o rasgadura es leve, es útil conocer cómo curar una herida del felino o can en casa. La limpieza correcta de la lesión ayuda a prevenir que se infecte y, en consecuencia, que la zona afectada empeore.

Imagen: NikolayShubin

Mi perro o gato tiene una herida, ¿es grave?

Cuando el felino o el can sufre una herida, hay que analizar la gravedad. Pero no siempre es fácil revisar la herida, ya que no todos los perros o gatos permiten una exploración de su herida en detalle y de un modo tranquilo. En estos casos, echar mano de un bozal o collar isabelino resultará de gran ayuda para explorar la lesión sin contratiempos.

Si el corte es profundo, puede causar problemas posteriores al animal, por lo que lo conveniente es ir cuanto antes al veterinario. “Las heridas y rasguños en felinos son muy frecuentes, pero un corte mal curado y tapado favorecerá la aparición de bacterias que infecten el corte, lo que agravará la herida”, explica la veterinaria Vicki Thayer, de Fundación de Gatos Winn, un colectivo que ha realizado un estudio sobre las heridas en los mininos y las posibles consecuencias para su salud.

La infección de la herida, además, no tardará en aparecer. Las primeras señales de la contaminación se muestran solo 12 o 24 horas después de producirse el corte.

Mi mascota está sangrando, ¿es grave?

Las heridas sangrantes en canes y felinos pueden precisar de ciertas atenciones especiales antes de limpiarlas. Ejercer una presión continuada en la zona sangrante, con ayuda de una gasa o apósito, durante varios minutos, ayudará a reducir la pérdida de líquido. Puede emplearse una gasa limpia para que absorba los restos de sangre. En cualquier caso, si el sangrado no cesa o es excesivo, será conveniente acudir al veterinario.

Imagen: adogslifephoto

¿Cómo limpiar la herida del can o felino?

La herida hay que limpiarla con suero y retirar restos que hayan podido quedar pegados. “Lo más importante para curar una herida es limpiarla, eliminar los restos de suciedad que hayan podido quedar adheridos al corte y revisar que no quede ningún objeto extraño”, señala la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía.

Un consejo es retirar el exceso de pelaje de la zona, recortar con tijeras el pelo del animal -con cuidado- en la área afectada. Después, hay que limpiar la herida con ayuda de suero fisiológico abundante y una gasa limpia. El líquido arrastrará la suciedad que haya quedado retenida en la herida, mientras que la gasa, manejada con delicadeza, permite quitar los restos de arena o piel seca más resistentes.

En el caso de las heridas en perros la limpieza de la herida con agua y jabón de la zona afectada es importante. El lavado de la herida debería prolongarse durante unos dos minutos, con agua templada, en torno a 39 ºC. Esta limpieza servirá para retirar posibles bacterias o restos de materiales que haya en el corte.

¿Cómo desinfectar la herida del animal?

Una herida puede resultar dolorosa para el perro o gato y también puede inflamarse. Por eso, un poco de hielo envuelto en una toalla sobre la zona ayuda a reducir el dolor, así como la hinchazón. Hay que envolver el hielo en una tela para que no se pegue a la herida del animal. Después, se debe desinfectarla con un antiséptico de yodo diluido.

En el caso de los canes se debe vertir la misma cantidad de antiséptico de yodo y de agua en un bote limpio y remover para que se mezclen.

Para los felinos, “la proporción más adecuada para desinfectar la herida es disolver una parte de solución de yodo en nueve de agua, con relación de 1:10”, explica la veterinaria Natalia Pérez. Si se tienen dudas con las proporciones, lo conveniente es preguntar al veterinario de confianza. ¿Cómo hacer esto en casa? “La clave es coger un recipiente, llenarlo de agua y echar un chorretón de yodo. La mezcla estará preparada cuando el agua adquiera el tono de la solución de yodo, amarillento, de forma ligera”, añade la experta. Esto será suficiente para desinfectar la herida felina. La razón es que estos productos están ideados para ser empleados por las personas y el pH humano es muy distinto al pH del gato (más básico).

¿Cuándo usar una pomada desinfectante?

Las pomadas desinfectantes pueden ayudar a que la cura de la herida se acelere. Este tipo de productos, además, tiene sustancias cicatrizantes, que contribuyen a que el corte cierre antes. El veterinario podrá aconsejar el producto más adecuado en cada caso.

¿Cómo dejar secar la herida del animal?

Como regla general, la herida debe secar sin taparse, aunque en un primer momento, el veterinario puede aplicar una venda. Para lograr que el perro o gato no se chupe la zona, conviene usar un collar isabelino, que rodee la cabeza del animal e impida que tenga acceso a la herida con su boca; así se evita que el animal humedezca o se dañe la herida.

¿Cuándo repetir la cura de la herida?

Las curas de heridas leves en canes y felinos hay repetirlas una vez al día -y mejor a la misma hora-; de este modo se mantiene libre de suciedad y se favorece su cicatrización. Una limpieza excesiva impedirá la cicatrización, ya que la piel se reblandecerá.

El proceso hay que repetirlo a diario durante una semana o diez días. Una vez transcurrido ese plazo, conviene volver al veterinario para una revisión. Este recomendará si seguir las curas o no.

Autora: Carolina Pinedo                              Web: www.consumer.es