El periquito

Características

Periquito Australiano

Nombre científico: Melopsitacus Undulatus

Nombre común: Periquito

Medida: 20.5 cm.

Clase: Aves

Orden: Psitaciformes

Familia: Psitácidas

Origen: Australia

Historia

En el año 1790, los naturalistas Nodder y Shaw describen las características de los periquitos ondulados pero es en 1840 cuando de la mano del naturalista John Gould llegan a Europa las primeras parejas de periquitos (cuatro ejemplares) y se inicia la gran afición a la reproducción y cría en cautividad de estos pájaros. La afición pasó rápidamente a América y tuvo tal éxito que a finales del siglo XIX, el gobierno australiano tuvo que prohibir la captura, venta y exportación de periquitos australianos y otras pequeñas cotorras para evitar su extinción. En 1850, en el Zoo de Amberes, se expusieron en una gran pajarera, varias parejas de periquitos australianos, que con gran asombro se reprodujeron en cantidad. En 1862, el Zoo de Londres empezó a criar algunos ejemplares. Como curiosidad, diremos que en el Museo de Historia Natural de Kensington, se exhibe disecado un periquito de color verde oscuro, capturado en 1902. En nuestros días debido a la cría selectiva en cautividad, se ha obtenido un amplio abanico de tonalidades cromáticas (más de 30), tan vistosas y variadas que han hecho del periquito, el pájaro doméstico más apreciado y extendido por todo el mundo. Como anécdota menos agradable, citaremos que en Francia en el año 1914, con motivo de la declaración de la guerra mundial, en el criadero comercial de Mr. BASTIDE, al ser intervenidas y confiscadas por el gobierno todas las semillas, fueron sacrificados en un solo día 120.000 periquitos. Actualmente, solamente en Inglaterra existen más de 15.000 criadores.

Descripción de la Especie

Periquito Australiano

El aspecto general de un periquito ondulado australiano suele variar poco. Un buen ejemplar mide, desde la cabeza a la cola unos 20.5 cm. Debe dar la impresión de un pájaro sano, limpio y bien cuidado, manteniéndose erguido en un ángulo imaginario de unos 30° respecto a la vertical. Las alas deben estar pegadas al cuerpo y descansando sobre el inicio de la cola, sin cruzarse entre sí. La cola debe ser recta, proporcionada, en línea con el cuerpo y terminada con dos largas plumas. La longitud ideal de las alas es de 9.5 cm., y ocupan 2/5 partes de la longitud total del periquito.

Los ojos deben ser vivaces y brillantes. El pico estará curvado hacia dentro y centrado en la cara es robusto y muy móvil gracias a la articulación de la mandíbula superior. La zona cérea es de color azul en los machos y rosada o marrón en las hembras. La cabeza debe ser larga, redondeada, la frente erecta y simétrica La máscara debe ser clara y larga,con manchas bien separadas, grandes y redondas, bien delimitadas y distribuidasde forma simétrica. El cuello corto,ancho y bien formado. El dibujo o diseño de la cabeza, cuello, espalda y alas debe destacare con toda nitidez sobre el color de fondo. Sea cual sea la tonalidad de su color, este deberá ser nítido y sin degradaciones.

Las patas deben ser robustas para permitirles trepar hábilmente, de   una medida adecuada a la envergadura del periquito, con dos dedos hacia adelante y los otros dos hacia atrás agarrándose a los barrotes con fuerza  y seguridad.

Es un ave inteligente, simpática, limpia, muy sociable, de pocas exigencias, prolífica, pueden emitir palabras, es fácil de conseguir y ofrecen numerosas ventajas para aquellas personas que disponen de poco espacio. Es el animal ideal para aquellas personas que viven solas y gusta a los niños. Todo ello motiva que sea considerado un animal de compañía ideal.

Colores

Periquito Australiano

Sin duda alguna, los periquitos no destacan por su “agradable” canto. De lo que no hay duda es que disponen de un impresionante plumaje que a través de la selección genética ha multiplicado su variedad encontrando en la actualidad infinidad de combinaciones. Si nuestros ejemplares no proceden de criadores que nos informan sobre su árbol genealógico, elegir el color de la descendencia futura es una tarea ardua y compleja cuando pretendemos criar periquitos adquiridos en el comercio o en un mercado. Podemos llevarnos también un sinfín de agradables sorpresas: como obtener en hermoso ejemplar azul turquesa de padre verde oliva y madre lutino (amarilla con las puntas de las alas blancas).

A grandes rasgos podemos decir que el color de la descendencia viene determinado por la carga genética de los padres. De este modo podemos hablar de colores dominantes, recesivos y ligados al sexo:

  • Dominante: Es el de carácter hereditario que se transmite sin excepción a todos los sujetos nacidos en primera generación.
  • Recesivo: Es el de carácter hereditario que sin manifestarse en primera generación permanece latente y aparece en sucesivos cruces.
  • Ligado al sexo: Son determinados caracteres que se transmiten únicamente a través de los Genes contenidos en los cromosomas sexuales. Se habla de los Factores Ligados al Sexo porque los periquitos que los poseen, al ser     apareados con sujeto de color puro, producen una descendencia de machos de un color y de hembras de otro color distinto. Los hijos machos son portadores de un determinado factor mientras que las hembras reproducen el color puro que le ha transmitido su padre.

De este modo se puede establecer que: El blanco siempre es recesivo.

El amarillo y el azul son dominantes sobre el blanco.

El violeta y el gris son dominantes frente al azul y el blanco.

Y finalmente, el verde es siempre dominante.

Adopción de un periquito

Hay que adquirir a los animales en establecimientos especializados o directamente de los criadores. En cualquiera caso el principiante deberá solicitar toda la información posible aunque siempre el criador le proporcionará   los mejores consejos. Siempre que nos sea posible seleccionaremos ejemplares anillados que nos darán mayores garantías. En todo caso el establecimiento   debe ser de nuestra confianza y cumplir unos requisitos mínimos en cuanto se refiere al orden y limpieza: jaulas limpias y ordenadas con los comederos y bebederos en condiciones óptimas. Animales con espacio suficiente, protegidos del sol y de las corrientes de aire, etc. Al comprar un periquito debemos asegurarnos que se trata de un animal sano para ello observaremos su comportamiento en la jaula: deberá mostrar atención a nuestra presencia sin por ello agitarse violentamente. Sus movimientos deben ser vivaces. Debemos evitar aquellos animales que se muestran somnolientos, acurrucados en un rincón o con las plumas ahuecadas. El plumaje debe ser brillante, liso y con las plumas ordenadas, debemos comprobar   también que las plumas que rodean la cloaca estén limpias. Las alas estarán pegadas al cuerpo sin presentas posturas extrañas. Los ojos deben ser redondos, bien abiertos, sin legañas o lágrimas. El pico debe ser de longitud normal y no presentar deformaciones. La cera superior del pico de color vivo, lisa y entera con las fosas nasales limpias de mucosidades permitiendo una respiración tranquila sin sonidos de ninguna clase. Los excrementos deben tener una consistencia pastosa no demasiado líquidos para comprobarlo podemos esperar observando al animal hasta que defeque. Un apetito o sed exagerada denota también una posible enfermedad. Las patas deben presentar un aspecto sano, sin costras o escamas resecas y con los dedos y uñas al completo y en buen estado. Unas patas lisas y en perfectas   condiciones suele ser indicio de juventud.

Siempre es recomendable adquirir un ejemplar joven. En los ejemplares   anillados reconocer la edad del ave resulta sencillo, ya que en el anillo se suele inscribir, entre otros datos, el año del nacimiento. En los ejemplares de periquito más jóvenes las ondulaciones de la cabeza llegan hasta la frente. A medida que pasa el tiempo y van cambiando las plumas este   inicio se retrasa dejando visible la clásica máscara. La zona cérea nos indica también la edad. En los ejemplares jóvenes es de un color rosado que luego tiende al marrón si es hembra o al azul si es macho.

Al llegar a casa debemos situar al animal en la jaula. Esta estará situada en su lugar definitivo con los comederos repletos para no tener que molestarlo durante un tiempo y vaya acostumbrándose a su nuevo hogar y a sus nuevos cuidadores. Es normal que tras el traslado el animal se muestre agitado por lo que intentaremos asustarlo lo menos posible. Si está situado en una zona de paso o con niños podemos cubrir la jaula total o parcialmente con un paño para evitar que nos vea. Si vamos a instalarlo en una pajarera, es recomendable esperar y mantenerlo unos días en jaula hasta asegurarnos de su perfecto estado de salud. Poco a poco los periquitos se irán adaptando a sus compañeros y a nuestra presencia.

Alojamiento

Podemos alojar a nuestros pájaros en jaulas o pajareras, pero siempre debemos intentar ofrecerles una espacio tan amplio como nos sea posible, siempre   es preferible la forma rectangular. Los periquitos, al igual que la mayoría   de las aves vuelan hacia delante, no hacia arriba, por lo que la altura no es lo más importante. Jaulas:

Podemos encontrar infinidad de modelos pero debemos decantarnos por las rectangulares evitando aquellas que presentes formas extrañas o desarrollo en vertical. Evitaremos las jaulas de madera, menos higiénicas y que no siempre resisten   el trabajo de los picos. Además suelen estar barnizadas con lo que pondríamos   en peligro su salud. Elegiremos en su lugar jaulas de metal más resistentes, fáciles de limpiar y menos atractivas para los parásitos. El espacio entre los barrotes no debe superar 1cm.

El tamaño recomendado de una jaula para un periquito será de   30cm de ancho, 40 de alto y 50 de largo. Cuantos más animales deseemos   acoger tanto mayor debería ser la jaula.

La jaula debe situarse en un lugar tranquilo, lejos de televisores, teléfonos y timbres que los asusten, alejado de las corrientes de aire y de los vapores de lavabos y cocinas, y a cierta altura del suelo ya que los pájaros están acostumbrados a ver las cosas desde arriba y eso les proporcionará seguridad. Debe situarse la jaula en un lugar luminoso evitando la exposición   directa a los rayos del sol. Si se trata de un animal sólo lo instalaremos en una habitación donde se haga vida para proporcionarles la compañía que estos animales tan sociables necesitan.

Higiene

Los periquitos son unos animales muy limpios, pasan bastante tiempo arreglándose  y les encanta bañarse ya sea en agua o arena. Si le procuramos barrotes de madera dura, huesos de jibia o pastillas de cal donde puedan frotarse evitaremos un crecimiento excesivo de uñas y pico.

La jaula debe lavarse con detenimiento al menos una vez al mes utilizando algún tipo de desinfectante. El fondo de la jaula debe cambiarse cada tres o cuatro días, para facilitar la tarea suele ponerse arena especial que se vende en las tiendas de animales o papel de periódico, y el cajón limpiarse bien con algún desinfectante. Siempre que utilicemos desinfectantes de cualquier tipo aclararemos bien para evitar intoxicaciones.

Los comederos y bebederos deben limpiarse también. Es importante renovar diariamente frutas y verduras así como bizcochos, galletas y otros amasijos, especialmente todos aquellos que contengan huevo, porque se estropean con mucha rapidez.

Alimentación

Existen en el mercado numerosos preparados de semillas especiales para periquitos   que nos ayudarán a proporcionarle una dieta sana y saludable. En este caso debemos fijarnos en la calidad del producto y procurarle unas semillas lo más frescas posible consultando la fecha de envasado del producto.

Para completar su dieta no deben faltarle otros alimentos como frutas y verduras.   Las frutas deben ser frescas, bien limpias y maduras, servidas a temperatura   ambiente. Dándoselas frías de la nevera podríamos causarles problemas intestinales y si están podridas o pasadas podríamos provocarle diarreas. Las frutas a las que podemos recurrir son muy variadas pero recomendamos especialmente la manzana, la pera, el plátano y la uva. Entre las verduras podemos ofrecerles con toda seguridad la lechuga, la escarola, la col y la zanahoria.

Enseñando a hablar a nuestro periquito

El adiestramiento de un periquito debe empezar cuando este es aún joven, hablándole de forma tranquila, ganándonos su confianza hasta que se acostumbre a nuestra presencia. Poco a poco podemos intentar acercar nuestra mano, primero deberemos acostumbrarlo a verla cambiando la comida o limpiando la jaula. Con el tiempo podemos ofrecerle golosinas dejando la mano y apartándola lo justo para que no se asuste de modo que acabe aceptándolas de nuestra mano y llegue a aceptar caricias. Esto nos puede llevar meses de trabajo y la intención es conseguir que nuestra presencia altere lo posible a nuestros animales. Asimismo podemos entrenar a ciertos animales que no se asusten en exposiciones, concursos, etc.  Si queremos enseñarle a hablar tendremos que tratarle del mismo modo repitiéndole una y otra vez la misma palabra. A poder ser siempre por   la misma persona y evitando las distracciones. Si vemos que nos ignora es inútil   seguir. Tampoco podremos enseñarle nada en compañía de otros periquitos. Además, no todos los periquitos aprenden a hablar.   

Enfermedades

Los periquitos son aves bastante rústicas y resistentes siempre que   se les procuren las atenciones adecuadas. Hay algunos síntomas que pueden hacernos sospechar sobre una posible enfermedad:

Si come o bebe en exceso. Si se mueve poco, esta decaído y se aparta hacia un rincón. Si tiene las plumas alborotadas, deslucidas, erizadas, o pierde plumas. Si tiene las alas caídas, los ojos hinchados, o permanece acurrucado y esconde frecuentemente la cabeza bajo ellas. Si respira con dificultad, tose, estornuda o desprende secreciones nasales. Si tiene las patas o vientre hinchados.  Si las heces manchan las plumas de alrededor de la cloaca, evacua con dificultad  o tiene diarrea.

Estas son algunas de las enfermedades que afectan a los periquitos:

  • Coccidiosis: Es una inflamación intestinal provocada por parásitos que provoca diarreas sanguinolentas y un adelgazamiento muy rápido. No es difícil de erradicar. La limpieza de la jaula es esencial para prevenirla.
  • Colibacilosis: Es una peligrosa enfermedad infecciosa que provoca a los animales somnolencia, abatimiento y diarrea de color verdoso. Se trata con estreptomicina (consultar al veterinario) y puede causar estragos en las     pajareras por su fácil propagación.
  • Inflamación intestinal: Es una de las enfermedades más frecuentes y suele estar provocada por una alimentación inadecuada: Alimentos en mal estado, pasados, muy fríos, aunque también podría estar causada por una infección o por parásitos. Provoca apatía, somnolencia, diarrea y sed. Se trata con antibióticos (consultar con el veterinario). También en este caso la limpieza y  especialmente el control de la calidad de los alimentos son la mejor prevención.
  • Muda Anómala: Los periquitos no tienen, como tienen otros pájaros, una época de muda determinada sino que van mudando  plumas a lo largo de todo el año. Una muda anormal puede estar causada por muy diversos factores: estrés, cambios bruscos de temperatura, carencia de vitaminas, etc. Lo mejor es procurar al animal una localización fresca (no fría), sin corrientes y una dieta variada y rica en vitaminas.
  • Muda Francesa: La muda francesa es una muda anormal de las plumas     de la cola y de las alas. Justo cuando empiezan a salir las nuevas plumas,     caen de nuevo por lo que les resulta muy difícil volar. Esta enfermedad es de origen desconocido así como su solución. Se puede mejorar la alimentación de los animales. Pasado cierto tiempo desaparece.
  • Parásitos Externos: Acaros, piojos y muchos pueden atacar a los animales si no se mantiene una higiene correcta. Para eliminarlos existen infinidad de productos en el mercado, muchos de ellos se usan pulverizados sobre las jaulas y utensilios. Atención, ser tóxicos para los animales.
  • Psitacosis: Enfermedad infecciosa mortal transmisible al hombre. No se dan casos desde hace años. Provoca somnolencia, diarreas, adelgazamiento,     inflamación intestinal, convulsiones y muerte. La limpieza es la base de la prevención y conocer la procedencia de nuestros animales una garantía.
  • Pulmonía: Enfermedad provocada frecuentemente por las corrientes de aire. El periquito presenta una respiración dificultosa, ruidosa  y desprende secreciones por las fosas nasales. Es necesario procurar al animal un lugar cálido y tranquilo.
  • Salmonelosis: Producida generalmente por la ingestión de alimentos en mal estado. Provoca los sintomas habituales de decaimiento, etc., y una     abundante diarrea.
  • Lombrices: Hambre y sed anormales pueden indicar la existencia de     lombrices intestinales. Debe proporcionarse a los animales una alimentación  ligera y fresca, vitaminas y antibióticos (consultar al veterinario).